miércoles, 8 de febrero de 2017

El Retrato Perfecto de un LOGÍSTICO.

Como si salieran del Renacimiento, los trabajadores de la logística necesitan reunir cada vez más capacidades y conocimientos. Como profesionales multidisciplinares, necesitan habilidades que les permitan afrontar un entorno tan exigente como cambiante. Pero, ¿cuáles son estas cualidades?

9 cualidades de un gran trabajador de la logística

Metódicos

La logística es una ciencia basada en la precisión. Eso hace que la capacidad de ser minuciosos y exactos sea muy valorada. El afán por los procesos depurados, por la revisión constante y por la exactitud es muy apreciado en nuestro sector. Desde el responsable de diseñar una cadena de suministro para una gran multinacional hasta el personal de operaciones de un operador logístico encargado de documentar un envío, gestionar una incidencia o tramitar el parte de un seguro; todas estas tareas agradecen que los encargados de realizarlas sean estrictamente metódicos.

Creativos

A menudo se confunde ser metódicos con la falta de inspiración y el no levantar la cabeza del papel o de la pantalla. Y nada más lejos de la realidad. Los profesionales de la logística necesitan dar con soluciones nuevas y diferentes al enfrentarse a diario con una casuística infinita.
Las empresas y los responsables de las cadenas de suministro son cada vez más conscientes de que han de replantearse continuamente sus decisiones y sus formas de trabajo, ya que la mejor manera de ayudar a un cliente puede cambiar de un día para otro. Rediseñar rutas, cambiar de método de envío según convenga y adaptarse de la mejor manera a la última necesidad de nuestro cliente forman parte del día a día del transporte.

Capaces de improvisar

Si la logística es la ciencia de la precisión, también es el arte del momento. Y es que la necesidad de ser creativos está muy relacionada con la de saber improvisar. Por muy a prueba de balas que sea tu cadena de suministro, antes o después sucederá un problema. Puede ser un error humano, un fallo mecánico o una jugarreta meteorológica la que conspire contra ti, pero en todos esos casos necesitarás adaptarte instantáneamente. Es decir, te tocará improvisar.
Todas las personas dedicadas a la logística hemos tenido que ser capaces de remover cielo y tierra para conseguir salvar las más diversas situaciones. Y esto solo se consigue si nuestro equipo humano está preparado para hacer algo nuevo cada día y si ha desterrado de su mente el fatídico “es que nunca hemos hecho esto”.
“La capacidad de los empleados para detectar fallos y sugerir mejoras es un bien muy preciado”

Proactivos

Es una de las cualidades más solicitadas en los procesos de selección y la logística no es una excepción. En un sector en el que se afinan constantemente procesos que pueden ser muy repetitivos, la capacidad de los empleados para detectar fallos y sugerir mejoras es un bien muy perseguido.
En demasiadas ocasiones las plantillas detectan problemas que por falta de iniciativa no llegan hasta los oídos de las personas adecuadas. Cuando vamos un paso más allá y nos convertirnos en consultores del proceso nos hacemos mucho más valiosos para nuestra empresa y para nuestros clientes.

Trabajo en equipo

Una empresa, al igual que una cadena de suministro, es una sucesión de engranajes. Y para que todos estén bien engrasados es necesario que sean capaces de comunicarse y de trabajar en equipo. La cantidad de personas y de departamentos implicados desde la recepción de un pedido hasta el momento de la entrega es mucho más grande de lo que podría parecer en un principio.
Por eso es tan valioso contar con empleados que sepan hacer piña y entiendan que se encuentran en un equipo y no se deben solo a su departamento. Los trabajadores que promueven esa sensación en sus compañías y saben buscar el bien común al colaborar con los demás son cada vez más cotizados.

Visión global

A veces es necesario dar dos pasos atrás para seguir avanzando. La presión de las obligaciones diarias -y a veces la falta de formación interna por parte de las empresas- hace que muchos trabajadores no posean una visión general de todo el negocio. Esta visión consiste tanto en saber cómo es nuestra empresa -sus valores, lo que hace que realmente sea diferente y necesaria para sus clientes, etc- como en conocer nuestro sector -qué hace la competencia, qué están demandando los clientes, qué es lo que buscan en una empresa como la nuestra-.
Dar ese par de pasos nos permite, además de entender la estrategia de la compañía, dar sentido a nuestra labor. Comprender por qué es tan importante lo que hacemos, cómo influye en la percepción del cliente y en su satisfacción. De la misma forma, también nos facilita poder innovar y dar soluciones más acertadas.

Rendimiento bajo presión

Una cadena logística es un ecosistema con mucha presión y que hay que saber sobrellevar. Los que trabajamos en la logística sabemos de la importancia capital que tenemos para las empresas y de la gran diferencia que hay entre que un material haya llegado a su destino a tiempo o no. Por eso, las situaciones que tenemos que afrontar pueden provocar mucho estrés.
Somos los depositarios de la confianza de los clientes y eso conlleva una gran responsabilidad y exigencia. El plazo de entrega de cada envío es un compromiso que hay que cumplir. Y cuando lleguen los imprevistos no podremos poner a funcionar nuestra creatividad si no sabemos manejar el estrés derivado de la falta de tiempo, de la gravedad del caso o de la novedad del problema.
En la logística estamos obligados a ser creativos y resolutivos a mil revoluciones por minuto.

Don de gentes

El factor humano es fundamental en todos los ámbitos. Todos preferimos ser personas antes que cargos de una compañía y como tal nos gusta que se nos trate. Además, un operador logístico tiene contacto con muchas personas de las empresas de sus clientes. El conductor que va a cargar se relaciona con los operarios de almacén, el comercial de la cuenta con el responsable de logística o con otro directivo, el personal de atención al cliente con todo aquel que pueda necesitar información sobre un envío o cualquier otra consulta, ambos departamentos de administración hablan para consultar detalles sobre la facturación…
Aunque la logística mueva mercancías, nunca hay que olvidar que las mueve entre personas. Un buen don de gentes ayudará a una mejor colaboración y comunicación, además de a llevar con mano derecha los momentos de tensión que puedan surgir.

Adaptación

Uno de los factores que más influye en la logística es la tecnología. La introducción de nuevos avances y, muy especialmente, el desarrollo del comercio electrónicoy el Internet de las cosas están modificando a diario las necesidades de los clientes y los servicios que ofrecen las empresas de transporte.
Estas revoluciones no solo obligan a reciclarse a las empresas, sino también a sus trabajadores. Términos como Big Data o la importancia de una trazabilidad completa y transparente han ido ganando en importancia y los profesionales de la logística han tenido que adaptarse a estos cambios. En la actualidad, la idea de tener un conocimiento o desempeñar una tarea de forma inamovible durante muchos años está obsoleta. El cambio ya es la nueva norma.
Lograr reunir estos nueve atributos es un gran comienzo para cualquier que aspire a ser el gran profesional que a cualquier empresa de logística, como la nuestra, le gustaría tener.

sábado, 28 de enero de 2017

Logística Factor Clave en la Competitividad del País.

Por: Javier Mazeneth Meza
Hacia los ochenta, la economía interna de Colombia estaba soportada por una política proteccionista que dominó el intercambio comercial de bienes con otros países socios. Según la Subgerencia Cultural del Banco de la República —2015—: “El mercado nacional se había saturado de productos locales, de tal manera que el poder de compra era muy inferior a la oferta existente en ese momento, los precios de los productos nacionales habían incrementado con el tiempo, y el control de calidad se había deteriorado por falta de competencia”. Llegan los años noventa y con ellos la muy conocida ‘apertura económica’, que no era más que la decisión del país de abrirse al mercado global en términos de intercambio de bienes y servicios. La competencia aumentó de manera vertiginosa por la llegada de productos extranjeros al mercado colombiano, transformando la relación de demanda y producción que gobernaba el país en las décadas anteriores. 
Nuestro país, en aquel momento, internamente no estaba preparado, ni llegó nunca a imaginarse que de tal decisión sobrevendría una avalancha de productos extranjeros que inundarían la nación; y que tenían como origen muchos estados de gran capacidad productora como India, Singapur y China que, para esa época, no tenían donde acomodar sus altos volúmenes de inventario, resultado de un modelo económico donde la mano de obra se puntuaba como la más barata del planeta. La competencia fue tan abrasadora que sectores enteros de la economía nacional se vieron afectados, y no consiguieron sobrevivir a la dinámica; la industria textil fue una de las más impactadas. No obstante, la apertura trajo consigo una mayor variedad de productos para los consumidores, en muchos casos —para aquellos cuyo poder adquisitivo no fue perjudicado— de mayor calidad y a precios más asequibles.
El modelo comercial que regía para aquel momento era el de ‘producir para vender’, pues el cliente de aquellas épocas era poco exigente y, su principal argumento para inducir una decisión de compra era casi siempre el precio. Hoy los tiempos han cambiado, y vaya que sí han cambiado, vivimos en un mundo segmentado e hiperconectado, física y digitalmente; en donde el antiguo modelo de ‘producir para vender’ —sistema push, donde se empujaba el producto hacia la demanda saturando los mercados—, ha cambiado a un nuevo modelo en el que ahora se vende primero para luego producir —sistema pull, donde la demanda es jalonada por productos hechos a la medida del consumidor—; fue aquí, en este cambio de paradigmas, donde la logística, como instrumento o filosofía clave para el eficaz gerenciamiento de los flujos de materiales e información, pasó de ser algo desconocido hace algunos años a constituirse en pieza clave para apuntar a la competitividad de una región o país. 
foto-2
Un adecuado funcionamiento logístico es esencial para alcanzar altos niveles de competitividad. De acuerdo con estándares internacionales, a Colombia no le va bien en este tema; el panorama se empeora aún más cuando en nuestro país sufrimos de un paro camionero casi todos los años, sin falta, que deja nuestra economía semi-paralizada. Según el Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial, en el 2014, dónde 1 es bajo y 5 alto, el país obtuvo un puntaje de 2,64, debajo de la media regional Latinoamérica-Caribe de 2,77, y aún más de la media mundial de 2,89. Este resultado es recurrente en varias mediciones internacionales, por ejemplo, en el último informe del Institute for Management Development —IMD—, Colombia ocupó el lugar 51 entre 61 países, y fue quinto entre 7 países de la región. La infraestructura juega un papel fundamental en el desarrollo logístico. 
Según el más reciente Índice de Competitividad Global —IGC— del Foro Económico Mundial, entre 140 economías del mundo, Colombia se ubica en el puesto número 61; más alarmante aún, ocupa el lugar número 13 entre 19 países de América Latina. Esto se debe, en parte, a que en cuanto a infraestructura vial está en el puesto 126 y férrea en el 123, en la clasificación general; o 16 y 14, en la latinoamericana, lo cual muestra la deficiencia en el plano de comunicaciones. Ni qué hablar de nuestros puertos que, aunque en estos últimos años han tenido avances significativos en materia de inversión a su infraestructura y sistemas tecnológicos, como el puerto de Cartagena y Buenaventura, aún no logran buenas posiciones en el ranking de los mejores de América Latina. Según AméricaEconomía Intelligence, revista especializada en los negocios y economías de la región, Cartagena se ubica en el puesto 9 y Buenaventura en el puesto 16, de 20 puertos puntuados. 
Pero el buen desempeño logístico no depende solo de la calidad de la infraestructura, sino de la competitividad y calidad en los servicios de transporte, así como la eficiencia y eficacia en aduanas y puertos, la capacidad de seguimiento y localización de mercancías, la implementación de mejores prácticas en la gestión de la cadena de abastecimiento —desde los generadores hasta sus clientes—; son factores que juegan un papel fundamental en el desempeño logístico de un país. Cierro con esta frase de Sun Tzu, un general, estratega militar y filósofo de la antigua China, quien decía: “La línea entre el desorden y el orden la establece la logística”. Creo que por la competitividad de nuestro país, ya es hora que empecemos de manera seria y decidida a colocarle orden, en materia logística, a la casa.

sábado, 26 de noviembre de 2016

EL PLAN PARA LA LOGÍSTICA EN COLOMBIA

                       El plan para la logística en Colombia 

Con ayuda de la tecnología, el país podrá predecir patrones de comportamiento en accidentalidad y congestión. Contará con georreferenciación para localizar zonas francas y empresas del sector, y se tendrá el histórico de la carga transportada en los modos carretero, fluvial, aéreo y férreo. 



El plan para la logística en Colombia
¿De qué sirve tener carreteras principales nuevas, con doble carril, peajes electrónicos y hasta un plan para modernizar la red secundaria y terciaria, si en Colombia no existe una verdadera estrategia que logre conectar esas vías con los puertos y aeropuertos, los ríos y todos los actores que en ellos confluyen? Pues en ese sentido está encaminada la jugada con la que el Gobierno busca, por fin, poner al día al país y lograr que Colombia sea realmente competitiva en un mundo globalizado e hiperconectado. (Lea Propuestas para descongestionar las ciudades colombianas)
Por eso, justo en el XIII Congreso de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, se revelaron todos los detalles del trabajo que se adelanta en la política nacional de logística e infraestructura. Se llama “Misión logística para Colombia”, contiene el diagnóstico del sector y gira sobre cinco ejes temáticos: infraestructura para la logística, la facilitación del comercio, la información en logística e institucionalidad, el desempeño empresarial y el capital humano con innovación.
Se concluyó que el transporte de carga en el país se concentra en el modo carretero, que “no existe infraestructura logística que promueva el intercambio modal”, que “el 99,5 % de la carga transportada en el modo férreo es carbón” y que, en palabras sencillas, “hay una evidente ausencia de intermodalidad”. ¿Qué pasaría entonces si en el país se trabajara en la materia? El Departamento Nacional de Planeación (DNP), liderado por Simón Gaviria, responde: “Para el caso del corredor Bogotá-Barranquilla, el intercambio del modo carretero al fluvial representaría ahorros de 70 % en el costo del transporte de carga”.

De eso se trata. De ser eficientes con lo que se tiene y, ojalá, con las mejoras que se pueden hacer. Por algo, el DNP advierte que “las obras de 4G son importantes, pero se deben complementar con las vías regionales y articularse con los planes modales en desarrollo por parte del Gobierno Nacional”. Ahí aparecen los proyectos del Plan Maestro de Transporte Intermodal 2. Así que, si todo se logra articular, se podrían reducir los costos de producción, la pobreza y el conflicto armado, y se podría aumentar la accesibilidad a servicios básicos.
“No podemos construir vías sino corredores logísticos. Por eso los planes de logística. Lo que buscamos es que se le pueda decir a la gente que no se mueva de un punto a otro porque hay un trancón, o un derrumbe, o que simplemente le digan que la vía está muy bien. Se trata de hablar de un corredor logístico, que no sólo sea carretero”, acotó el ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas.
Sin embargo, del lado de los empresarios e industriales, Bruce Mac Master, presidente de la Andi, resaltó que “concentrarse en logística es un avance. Uno ve propuestas que terminan siendo muy modernas en parques logísticos, flujos de carga, picos que se presentan en las vías cuando hay turismo. Pero… en todo caso falta el análisis del sector transportador en Colombia. No vamos a ser capaces de funcionar si no tenemos en cuenta ese sector, que tiene características especiales y con quienes debemos tener mejor relación e incluir más. Yo propongo que se incluyan y así se cierra el círculo. Eso significa una discusión también con las navieras, las aerolíneas y los operadores de los ferrocarriles. Ese es el pendiente, donde además hay un componente social muy fuerte”.
Simón Gaviria reveló que el DNP implementará el primer piloto de big data en logística, con el objetivo de predecir patrones de comportamiento en el desempeño logístico del país y que servirá para definir “la política de innovación basada en datos. Esta permitirá el procesamiento y análisis de los datos, como recurso de infraestructura, para el desarrollo de nuevos conocimientos, la creación de valor, el surgimiento de nuevos productos, servicios, procesos y mercados…”.
Se podrá brindar acceso público a la información consolidada, estandarizar y compilar información oficial del sector logístico, disponer de capacidades analíticas en línea y sin restricción de acceso, y analizar información alfanumérica y geográfica a través de la presentación de gráficos, tablas, visores geográficos. También, descubrir información relevante a partir de cruces de 90 datos gráficos dinámicos.
Al final, tras definirse los seis corredores logísticos, la gran apuesta del país, a saber: Bogotá-Buenaventura, Medellín-Villavicencio, Bogotá-Cúcuta-Caribe, Bogotá-Caribe, Rumichaca-Caribe y Medellín-Cúcuta, el ministro de Transporte reveló que en enero se definirán sus gerentes, encargados de “diseñar y ejecutar planes de acción logística para eliminar cuellos de botella en infraestructura, servicios y operaciones; generar información e indicadores para mejorar las condiciones operativas y climáticas en tiempo real, y plantear oportunidades de negocio, evaluación y toma de decisiones”, según detalló la Vicepresidencia.

viernes, 7 de octubre de 2016

Las 3 Claves del nuevo Delivery.

Delivery, o la entrega perfecta, es uno de los retos del omnichannel. Los consumidores se han acostumbrado a ciertos estándares que, cada vez es más difícil mantener. Hoy día los clientes quieren tener su compra en casa sin tener que esperar más de un día, pero tampoco les gusta el tener que esperar allí hasta que llega el repartidor con su envío. ¿Cómo superarlas contradicciones de lo que ellos entienden por delivery y lo que supply chain puede ofrecerles? ¿De qué forma se puede hacer sin que ello perjudique a la experiencia y haga perder un cliente?
delivery
Créditos fotográficos: istock Rostislav_Setlacek

Cuando una persona realizar una compra online a través de su teléfono móvil, ha satisfecho parcialmente una necesidad y quiere que la espera hasta tener el bien en sus manos se acorte al máximo. Para conseguir que el delivery sea tal y como el cliente imagina, la cadena de suministro debe trabajar al máximo rendimiento: el control de inventario debe estar monitorizado al detalle, la coordinación entre componentes funcionar como un motor de ingeniería alemana y, por supuesto, la entrega debe ser puntual.
Además, hay que facilitar al consumidor la posibilidad de que pueda conocer, en todo momento, el estado de su envío. Desde la preparación del paquete a la salida de almacén y también el momento en que ya se encuentra en reparto por su zona.
En la práctica, cuando la cadena de suministro no quiere que el delivery sea el eslabón que eche por tierra los esfuerzos de sus estrategias omnichannel, lo que debe hacer es:
  1. Mejorar sus capacidades:trabajar por la integración de sistemas de extremo a extremo de la cadena de suministro extendida, seleccionar las mejores herramientas, dotar a la red de una plataforma compartida para el intercambio de información y cualificar a todos los usuarios de negocio en el manejo de los nuevos software que les permiten aumentar su productividad, evitar errores e impulsar su rendimiento.
  2. Cambiar su estrategia:todos los clientes esperan que los portes sean gratuitos y, cuando esto no es así, muchas veces deciden irse a la competencia. Pero es complicado encontrar el equilibrio exprimiendo tanto a la cadena de suministro y sin que ello afecte a los costes. Por eso, la nueva táctica de los gigantes del retail, encabezados por Amazon, consiste en que los gastos de envío se mantengan gratuitos, pero en la velocidad se halle la compensación. Un envío ordinario no le cuesta ni un euro extra al consumidor, pero si no quiere esperar tres o cuatro días, si lo que desea es disfrutar de su compra en las próximas 24 horas, puede pagar un importe extra por ese delivery premium.
  3. Adaptar su estructura: con respecto es importante pensar en el diseño de la cadena de suministro desde el punto de vista del cliente. Hay que tener en cuenta los niveles de servicio, el tipo de experiencia que desea que el cliente tenga y, de ahí hacia atrás, todo debe replantearse partiendo del momento de la entrega, conectando la forma en que inventario y mercancía se despliegan por toda la red, dese las manos del consumidor hasta el centro de distribución, pasando por el puerto y llegando a la fábrica.

Cadenas Logisticas VS Cadenas de Suministros NO las confundas

Es un error muy común confundir la cadena de suministro con la cadena logística, puede que parezcan cosas muy semejantes pero la realidad es que son dos conceptos muy diferenciados. Pero a pesar de ser tan distintos, se complementan y se sirven el uno del otro para realizar su actividad. Más adelante detallaremos cuáles son las diferencias que existen entre la cadena logística y la cadena de suministro.
La cadena logística se basa en la planificación y control de los bienes que se envían a los clientes, en la cantidad adecuada, con la calidad perfecta y el tiempo concretado. Dentro de la cadena logística se organiza el transporte necesario para realizar los envíos, el mantenimiento y control de la flota, el almacenamiento y organización de la mercancía que está vendida, los inventarios o se estudia la forma en que la oferta y la demanda actuarán en un futuro a medio/largo plazo. Su objetivo máximo es la entrega de los productos producidos en la fábrica hasta el cliente final.


El profesional de la cadena logística es el encargado de supervisar y gestionar el producto desde que entra al almacén hasta que se le realiza la entrega a los distribuidores o clientes finales.
En cambio la cadena de suministro engloba todas las tareas que se llevan a cabo en la cadena logística más otras. En la cadena de suministro se controla toda la corriente de trabajo en la fabricación de los productos, desde la adquisición de las materias primas hasta la entrega al cliente, pasando por la producción de bienes y el almacenamiento de estos. Es decir, la cadena logística es una parte de la cadena de suministro.
El responsable de la cadena de suministro es un profesional que se compromete a gestionar las materias primas, de forma que se provea a la producción de forma eficiente. Se debe asegurar que las necesidades de la demanda quedan cubiertas y estar en continua mejorar y adaptación al entorno tan cambiante que viven hoy en día las empresas.

Respecto a los servicios, la cadena de suministro intenta minimizar los costes pero ofreciendo un servicio impecable, para que la entrega a los clientes sea de calidad. En cambio, la cadena de suministro se preocupa de que las materias primas no sean muy caras para que los costes de la producción sean menores.
La organización es fundamental, tanto para la cadena logística como para la cadena de suministro, pero para la primera lo es porque así logrará servir los productos en el menor tiempo posible. En el caso de la segunda, se encarga de organizar muy bien cada proceso de la cadena para que cuando llegue a la última parte, que es la cadena de suministro, no se falle en la entrega.
La cadena de suministro se tiene que encargar de entregar a tiempo el producto, ya que la cadena de suministro intenta que el tiempo de servicio sea cada vez menor para que la cadena global sea más ágil y eficiente.
Cuando se habla de la optimización de la cadena logística es porque ésta ha mejorado gracias a nuevos métodos de distribución de mercancías. La cadena de suministro tiene que buscar y establecer nuevos procesos para que dicha cadena sea dinámica, ágil y eficiente y no llegue a la obsolescencia.



lunes, 29 de agosto de 2016

26 Best Practice in Lean Warehousing!!


Many people may think the term “lean warehousing” is an oxymoron. Let’s face it, most lean purists believe that all transportation and warehousing functions are pure waste. Many organizations see logistics functions as a way to gain competitive advantage and bring value to the customer. The fact is, particularly with the growth of the global supply chain and extended lead times, lean warehousing is necessary and plays a critical role and must be integrated into the entire supply chain. The use of facilities for inbound material logistics and outbound finished goods distribution are the bridges that connect all the imbalances and lack of flow in the entire stream. Leaders inside the warehouse need be knowledgeable about inbound flow and outbound demand that the warehouse is supporting. In the absence of this visibility, warehouse operators will simply be reacting to day-to-day activities.
At LeanCor, we look at the term lean warehousing from two vantage points, or two cases. In case No. 1, or strategic lean warehousing, we focus on how our lean warehousing strategy fits into the overall supply-chain strategy. In strategic lean warehousing, we recognize the supply chain is an overall system, with many moving parts. Warehousing plays a key role in that system; there is no assumption we need the warehouse, and we look for ways to minimize the need for storage of product all together. The second vantage point is case No. 2, or tactical lean warehousing. In this case, we focus inside the four walls of the warehouse and ask, “How can lean principles and tools help us to run a more efficient warehouse?” Here we have made the assumption we need the warehouse and therefore want it to run as effectively and efficiently as possible.
Here are 26 best practices in lean warehousing, taken from our recent assessment and webinar. Are youpracticing lean warehousing?
Safety 
1. We manage a formal, behavior-based safety program.
2. Our facility is designed with safety as a priority (including equipment, ergonomics, and processes.)
3. We have a strong 5S system with regular discipline and floor-wide training.
Customer Focus 
4. Our warehouse processes operate to the pace of customer demand.
5. We consider the total cost of fulfillment in our decision making.
6. Warehouse strategy is driven by inventory strategy.
Stability
7. We use process and takt time to determine the number of resources (people and equipment) for the warehouse.
8. We have a balanced personnel ratio target allowing flexibility to ramp up and down based on production demands.
9. We know asset requirements in terms of facilities, infrastructure, and equipment. We leverage this information to ensure optimal uptime and asset utilization. We consider the impacts of scheduled and unscheduled worker time off in our labor resourcing.
Standardization 
10. We are committed to standard work, starting with leaders and extending to each team member.
11. We focus on standardization of products such as isolating and eliminating the cost of SKU complexity.
12. We focus on the standardization of dunnage such as pallets and returnable containers.
Visibility
13. Our KPIs are visible to all and can communicate the status of the operation’s performance at any given time.
14. Visual management in the facility enables team members to see, know, and act as a group.
15. Customer expectations are visible and understood by all warehouse team members.
Quality at the Source
16. We engage in isolating key failure modes (or areas of defects).
17. We implement poke yokes to error proof processes and prevent defects from happening.
18. We have developed a quality dashboard from which to monitor performance.
Flow
19. Warehouse functions are connected to the inbound and outbound supply chain processes of the organization; we are focused on flow and speed as opposed to storage and stop-and-go strategies.
20. Warehouse functions operate on a pull replenishment method – from the inbound supply base to outbound customers.
21. We level demand over available working time in the warehouse.
Teamwork and Collaboration
21. Team members are developed through formal training programs.
22. Team members are encouraged to share best practices.
23. Daily stand up meetings for each shift provide visibility to current conditions and learning.
Continuous Improvement
24. All team members engage in a formal problem solving process for continuous improvement.
25. Regular Gemba walks occur to identify waste in the warehouse.
26. Leaders spend time on the floor and engage in active problem solving with all team members in the operation.

viernes, 15 de julio de 2016

COLOMBIA tiene uno de los desempeños Logisticos mas pobres de la Region.


Existen varios factores que determinan el desempeño de un país en el área logística: políticas, infraestructura, normas, geografía y economía política hacen parte de ellos. Colombia ocupó el puesto 94 en el índice de desempeño logístico según el Banco Mundial.

En una reciente edición del informe ‘Connecting to Compete 2016’ del Banco Mundial se calificó y se comparó el desempeño de los países en el área de la logística.

Como informó el banco mundial, el índice de desempeño logístico, 
logístico, que hace parte de ‘Connecting to Compete 2016’, mide la eficiencia de las cadenas de suministro internacionales.El estudio abarca 160 países y se basa en una evaluación multidimensional en la que participaron más de 1.000 profesionales internacionales del sector de la logística.
 

En gran parte, el comercio mundial depende del desempeño logístico y la eficiencia con que los países importan y exportan bienes determina el modo en que crecen y compiten en la economía mundial.

Es por estos motivos, que los países con una logística eficiente pueden vincular con facilidad a las empresas con los mercados nacionales e internacionales a través de cadenas de suministro confiables. Por el contrario, aquellos países donde existe ineficiencia en esta materia, enfrentan dificultades en cuanto a competitividad y costos elevados (tanto en tiempo como en dinero) en el comercio internacional y en las cadenas internacionales de suministro.

El índice de desempeño logístico que se incluyó en el informe, refleja información crucial sobre la complejidad del comercio internacional. La eficiencia en el despacho aduanero, la calidad de la infraestructura y la puntualidad de los embarques, son criterios claves que se tuvieron en cuenta para la evaluación.

“El índice de desempeño logístico ayuda a los funcionarios encargados de elaborar políticas a comparar el funcionamiento de su país con el de sus pares en lo que respecta al transporte transfronterizo de mercaderías y la conexión con las cadenas de suministro internacionales”, explicó José Guilherme Reis, gerente de Prácticas de Comercio del Departamento de Prácticas Mundiales de Comercio y Competitividad del Grupo Banco Mundial.

Principales resultados y conclusiones

El primer país latinoamericano que aparece dentro del ranking es Panamá y se encuentra en el puesto 40, por su parte, Colombia se ubica en el puesto 94 a nivel general y en el 14 a nivel regional.
 
Según el Banco mundial, es importante destacar algunas conclusiones sobre el comportamiento y resultados del desempeño logístico:
  • Persiste una gran brecha logística entre los países más desarrollados y los menos desarrollados. Esto se evidencia en que en los países de ingreso alto se obtienen en promedio puntajes un 45% más altos que los de ingreso bajo.
  • Los países ubicados en los últimos puestos del ranking son economías frágiles afectadas por conflictos armados, desastres naturales, inestabilidad política o limitaciones geográficas.
  • La infraestructura sigue siendo un factor fundamental para garantizar una conectividad básica y el acceso a vías de salida para la mayoría de los países en desarrollo.
  • En los 30 países con mayor puntaje en el índice de desempeño logístico, tan solo 1 de cada 10 embarques no cumple con los criterios de calidad.
“No hay comercio sin logística, y una logística deficiente a menudo significa escaso volumen de comercio”, afirmó Huxiang Zhao, presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Transitarios y Asimilados. “Para lograr un desempeño logístico adecuado se requiere la integración de numerosos elementos en toda la cadena de suministro”.